Blog

Viaje a Dodona, santuario de personajes

El sueño de los mitógrafos griegos

Por Julio Olaciregui

Foto de Simon Moore

 

Un lagarto brota de los cimientos, como desde hace milenios, del templo de la diosa Dione, en el tranquilo valle de Dodona, una vez un bosque sagrado ubicado en el noroeste de Grecia.

Dioné, diosa de la tierra, «nombre que en griego es totalmente transparente en tanto no es otro que el femenino de Zeus (Dios en genitivo)», según el erudito Walter Burkert, aparece en la canción V de la Ilíada —Dioné, dia theaon, «la muy divina»— como la madre de Afrodita, abuela por lo tanto de Eneas, pero los siglos la olvidarán, dejando el hermoso papel al dios de arriba, el olímpico, la fuerza masculina, que contribuirá a generar el monoteísmo actual.

Plutarco, que mezcla el mito con la historia, escribe que el Santuario de Dodona fue fundado después del Diluvio por Deucalion, el griego Noé y su esposa Pirra, una pareja que debió existir y que los mitógrafos señalan como los hijos de Prometeo y Pandora. Es decir, todo esto es muy antiguo.

« Después de haber atravesado los tiempos accesibles a la verosimilitud, de poder emprender una investigación histórica basada en hechos, se encuentra el país de los monstruos y las tragedias, habitado por los poetas y los mitógrafos », dice Plutarco.

El santuario, ahora un sitio administrado por el Ministerio de Cultura helénico, se encuentra en la región de Epiro, a 20 kilómetros de la ciudad universitaria de Ioannina, después de un viaje de siete horas desde Atenas, por una carretera que bordea, en horas de la mañana, la inmensidad del golfo de Corinto.

Los azahares perfuman el camino al entrar en Epiro, un rincón del planeta que se ha convertido en un crisol de civilizaciones, una vez escenario de muchas batallas, un punto de conmoción y encuentro entre los nativos y los guerreros y nómadas indoeuropeos, entre los genios del lugar y los dioses «foráneos».

Las excavaciones comenzaron aquí en 1873, dirigidas por Constantine Carapanos, cuyo nombre ahora adorna una sala en el Museo Arqueológico de Atenas.

«En mis excavaciones encontré muchas inscripciones relacionadas con Zeus (Dios) Naïos y Dioné, las dos grandes deidades de Dodone y su oráculo […] Esto permite una aclaración de varios puntos relacionados con la religión y el arte helénico», nos dice.

Dioné, la madre de Afrodita, es considerada la esposa primitiva. Según Hesíodo es una Oceánide, pero según otros mitógrafos, es una Titánide, hija del cielo y de la tierra, o bien una ninfa, una nereida, una de esas estrellas llamadas «dodónidas».

La huella de esta primitiva divinidad tiende a desvanecerse, se pierde con las generaciones de mitógrafos.

En la época clásica, en la Grecia de Pericles, Dioné ya estaba en segundo plano, apareciendo en el frontón este del Partenón junto a su hija Afrodita, apoyada de rodillas. El British Museum conserva la escultura de las dos diosas decapitadas.

Sin embargo, Dione fue tallada en otro monumento en la Acrópolis en memoria de Erichthonios, el niño serpiente que se convertiría en uno de los primeros reyes de Atenas, cuando el país se contagió de monstruos marinos y enjambres de reptiles, según los poetas y los mitógrafos encargados de dejar por escrito los hitos históricos y tradiciones religiosas.

Marcel Détienne, el historiador de los mitos, confirma el olvido en el que cayó el nombre de Dioné, pues «no hay libros acerca de ella». En su obra muy didáctica sobre los orígenes de la mitografía griega, Détienne recuerda que los mitos se tejen alrededor del corazón de un nombre.

Un nombre, por tanto, puede ser utilizado por varios poetas o mitógrafos, en diferentes momentos, para contar historias de metamorfosis que parecen referirse a un solo antepasado y sus descendientes, quizás una persona heroica convertida en personaje.

En los diccionarios de mitología, que los profesores escriben después de leer a mitógrafos antiguos, el aviso sobre Dioné es breve, pero todos coinciden en que es una de las diosas de la primera generación divina. Su movimiento, su campo, será primero el mar, luego la tierra, hasta convertirse en estrella.

En el curso de los milenios —en los mitos, los siglos son como años— el dios padre tendrá por «esposa legítima» a una arpía celosa y cascarrabias llamada Hera, pero también aventuras con inolvidables mortales, que de ese modo se convierten en diosas, como Io y Sémele, como aparecen en Las Suplicantes de Esquilo y en Las Bacantes de Eurípides.

Paul Mazon, uno de los traductores de la Ilíada, considera que Dioné, la muy divina, es «una Hera más vieja».

La traductora belga de Eurípides, Marie Delcourt, reconoce a su vez que todo esto sigue siendo misterioso, pero que «podemos suponer que Dioné es el nombre más o menos antiguo de la arcaica deidad de la tierra que tenía en Dodona, antes de la entronización de Zeus, un oráculo por incubación», es decir, a través de los sueños.

El viajero que llega a este lugar, cerca de Albania, debe saber que se encuentra en un verdadero santuario de personajes de la mitología, fuente de literatura, pues Dodona no solo se menciona en la Ilíada y la Odisea sino también en el Prometeo de Esquilo, Las Traquinias de Sófocles y en las Fenicias de Eurípides.

Los antepasados de los peregrinos, arqueólogos y viajeros de hoy, con Ulises a la cabeza, llegaron a estos lugares para aprender cosas sobre ellos mismos, cuestionando a la pareja divina.

«Ulises había partido, decían, para Dodona. Ante el divino follaje del gran roble de Zeus, quiso pedir consejo para regresar al buen país de Ítaca: después de su larga ausencia, ¿debería esconderse o aparecer a plena luz del día?», dice la Odisea en la traducción de Victor Bérard.

Según la Ilíada, la hija de los dioses, la diosa del deseo amoroso, la que en Roma se convertiría en Venus, fue herida por un mortal, el ardiente Diomedes, en la Guerra de Troya. Transportada urgentemente al cielo «la diosa Afrodita, cae de rodillas a Dione, su madre que la toma en sus brazos, la adula con la mano», la consuela y cura su herida. Ella, que a veces se confunde con su hija, advierte: si los hombres luchan contra el espíritu divino que habita en ellos, no vivirán mucho.

Por su parte, Zeus, el ensamblador de nubes, le da un consejo de padre diciéndole que la guerra no es de su responsabilidad, que ella debe dedicarse a mantener entre nosotros las ganas de amar, de jugar y de bailar.

Zeus aún no contaba en esta canción con su esposa oficial, Hera, las leyes del matrimonio quedaban por inventar como producto del mestizaje entre las tribus guerreras y nómadas, patrilineales, que tenían en este valle de la tierra de los protogriegos encuentros militares con nativos o sedentarios que viven en matriarcado.

Un mitógrafo norteafricano como Apuleyo, unos siglos más tarde, hará de Eros, el amor, un dios del cielo, y de Psyche, el alma, una mujer mortal.

Los que creen en el politeísmo sienten que los dioses están ocultos, invisibles pero presentes en las fuentes, en las cuevas de la tierra —madre e hija— pero también en los árboles sagrados, los legendarios robles del gran dios, Dios, Zeus, padre del cielo, del rayo y de los pájaros.

Estas fuerzas de la naturaleza son capaces de dar respuesta a las preocupaciones humanas para quienes comprenden el susurro de las hojas, el vuelo de las palomas, el sonido de las calderas. Y sobre todo los sueños.

Burkert relaciona el linaje oriental de Dioné-Aphrodite con Astarte e Ishtar, la deidad fenicia.

El nombre, entre los mitógrafos, equivale a la máscara en el teatro, porque sirve para personificar fuerzas y espíritus.

El mito de Dioné es, sería, una creación poética sobre la formación de la vida, y del amor, antes del antropomorfismo de los dioses, por tanto antes de su matrimonio, antes de las leyes que regulan la vida de la pareja (y el adulterio) desde los tiempos homéricos.

En los días en que los guerreros robaban mujeres de tribus sumisas, el matrimonio aparecerá como un proceso de civilización.

El amor entre personas, para Platón, será fruto de la Afrodita Pandeme, común a todos, hija de Dione y Zeus, pero ver la danza del cielo y ser conscientes de vivir en tiempo fértil también nos hace partícipes del otro amor, sobre donde reina Afrodita Urania, el celestial, «amor divino» que, desde la invención de la mañana, hace aparecer el sol y mover la tierra, las estrellas, el universo.

La cueva de Dioné en Dodona, capital de Epiro, se convertirá a lo largo de los milenios en un centro religioso y político, el oráculo más antiguo de los helenos, según Homero, uno de los pocos dedicados a la forma femenina de la divinidad, así como a su socio, Zeus naios, el aguado, ya su hija, Afrodita. Dionisio, el placer de los hombres, está siempre presente en el teatro y los bailes.

 

La prehistoria del amor en pareja

 

El lagarto que desaparece en la hierba salvaje que crece alrededor del santuario (hiera oikia manteion) es la encarnación del aliento eterno de la naturaleza, la vida animal que renace con la danza de las estaciones, desde el principio de los tiempos, desde la Edad de Bronce, antes de Jason y los argonautas.

El roble sagrado de Dodona, un árbol mítico si lo hay, también se utilizó para hacer la proa del barco de los argonautas, según el mitógrafo Apolonio de Rodas.

Un poeta del siglo XIX, Paul Blier, concibe los bosques dodoneos como el lugar donde los dioses griegos comenzaron su historia:

Bajo de tus robles divinos, oh Dodona, ha pasado

Más de un soñador sagrado atraído por tu misterio […]

¡Salve, verde Dodona, la de los regalos maternos!

Si los humanos nacidos de tus bellotas se alimentaron,

Bajo tu manta abrigados, sus hijos allí descubrieron

El culto al hogar, primero de los altares.

Los modales, las leyes, los dioses a tu sombra florecieron

 

«El oráculo de Dodona es de hecho considerado como el más antiguo que existe entre los griegos», nos dice Heródoto, quien remonta su fundación a la época de la grandeza de la ciudad egipcia de Tebas y relata, en sus investigaciones, el mito de las mujeres paloma fenicias, las futuras sacerdotisas de Dioné, llamadas las péliades. Tampoco hay que olvidar que el alfabeto griego es de origen fenicio.

En la época de Estrabón (58-25 a. C.) Zeus ya era dueño del lugar durante mucho tiempo y Dioné, la diosa de la tierra y la fertilidad, apareció como una divinidad cuyo culto se injertaba en el dedicado al padre del cielo.

«Dione, doblete femenino de Dios, retoma los personajes de la diosa madre egea cuyo culto había precedido en Dodona al de Zeus, introducido por los helenos», escribe sin embargo el traductor de Estrabón.

Este gran oráculo prehomérico, anterior al de Delfos, es protagonista de una historia religiosa «muy antigua e interesante», como atestigua uno de los trabajadores del yacimiento arqueológico abierto desde finales del siglo XIX.

«El oráculo de Dodona ejerció sobre los acontecimientos políticos y sociales de la época heroica una influencia no menos grande que la que tuvo en la concepción de las ficciones mitológicas de la religión de Grecia», dice Carapanos.
Este anticuario, que tuvo que solicitar autorización para sus excavaciones al gobierno imperial otomano, estando Grecia entonces bajo el dominio de los turcos, fue sin duda uno de los primeros en plantearse la pregunta: ¿por qué esta diosa del limo, divinidad de los prados tiernos, «concubina regional», primer amor del dios de arriba, ¿ha caído tan profundamente en el olvido?

 

Dodona, cueva de la mitología

Así llegamos a un lugar lleno de magia, donde el mito se enrosca con la historia. Es un hogar, o más bien una de las fuentes físicas, una de las casas (oikia), con un terruño preciso, de la mitología como mezcla de cultos, ficciones religiosas del inicio de los tiempos históricos.

“El oráculo de Dodona, habiendo sido el centro religioso más antiguo de Grecia, debió ser el lugar donde la creencia de los primeros helenos dio la primera representación a sus sentimientos religiosos”, dice Carapanos.

Bien podría utilizar la expresión «la noche de los tiempos prehistóricos» para referirse a esta época, anterior a Homero, de la que poco se sabe, «excepto que la agricultura, al obligar a los nómadas a asentarse, contribuyó a establecer leyes».

El científico afirma en un momento que Dione es la misma que la diosa Baaltis, entre los fenicios, quienes, en su religión, unen a los dos sexos en una misma divinidad que es reina y rey del cielo, el Universo, principio activo, sol. , poder fertilizante, luna, tierra fertilizada, mar, semilla.

Para este estudioso, la celebridad del oráculo de Dodona, como lo demuestran los testimonios de poetas y mitógrafos antiguos, indica «el papel que debió haber jugado y la influencia que debió haber ejercido en la agrupación y el reencuentro de los distintos elementos. . que formó la nación helénica «.

Apuleyo nos enseña lo que iba a ser el culto de Dione con su oración a Isis-Demeter: » Reina del cielo, ya seas Ceres o nutriente, madre y creadora de las cosechas, que, en la alegría de tu hija redescubierta, Coré , hizo desaparecer el uso de la antigua bellota, alimento silvestre, al enseñar el de un alimento más dulce, ustedes que ahora rondan los campos de Eleusis; o Venus celestial, que, después de haber unido en los primeros días del mundo a los sexos opuestos dando Nació al Amor y perpetuó la raza humana por una eterna renovación, ahora recibe un culto en el santuario de Paphos rodeado por las olas”.

Los mitos nos ofrecen una mirada hacia la prehistoria, y en el caso de Dione, nos permiten considerar la prehistoria del amor en pareja, cuando aún no habíamos aprendido a cultivar trigo.

La prehistoria del amor es, por tanto, atracción, floración, transmisión del aliento, metamorfosis, germinación, semilla podrida, gestación, generación.

La mayoría de los mitógrafos hablan del santuario en tiempo pasado y sin duda, con la excepción de Herodoto, nunca puso un pie aquí. En Carapanos el arqueólogo, por tanto, devuelve el mérito de ser el primero en haber excavado su tierra, desenterrando miles de exvotos y tesoros de esta «cueva» de los mitos.

«Documentos epigráficos como las hojas de plomo de Dodona, que nos dan a conocer las consultas y, en ocasiones, las respuestas del oráculo, nos dan una imagen viva de lo religioso», dice Louis Gernet, un erudito francés, experto en religión griega.

 

Tiempo mítico, heroico, histórico

Las invasiones generaron la mezcla de cultos, primero con violencia y luego con un doble sacerdocio, como una reconciliación, un matrimonio sagrado entre Dione, diosa telúrica, chthonian, palabra griega subyacente en «autócton», y el dios del parque de atracciones, Dios (Zeus). el cielo, usado por guerreros y nómadas indoeuropeos.

Ésta es la hipótesis que discuten los estudiosos, comentando los textos de mitógrafos antiguos y el resultado de las excavaciones en el sitio arqueológico. “Hay en las leyendas el vago recuerdo de alguna innovación, quizás violenta, sobre el destino de las consagradas, las sacerdotisas, y coincidiendo con la hegemonía de los molosenses (…) Fusión y dualismo, sacerdotes y sacerdotisas, transacción entre rivales religiones, cooperación entre las dos divinidades en oráculos, Zeus revelando sus pensamientos por el soplo del aire en el follaje de la encina, y Dione, en su calidad de diosa telúrica y diosa oriental, por sueños ”, dice otro científico del siglo XIX. siglo, Auguste Bouché-Leclercq.

Dione es al mismo tiempo Gea y Afrodita, diosa de la tierra, la que inspira sueños y da fertilidad.

«La tierra da a luz sueños nocturnos que revelan al hombre, en la oscuridad del sueño, el pasado y el futuro», podemos leer en Iphigénie en Tauride, de Eurípides.

“En Dodona podemos distinguir un estrato del culto más antiguo a la Gran Diosa, deidad de la abundancia y la fertilidad, que según Hesíodo tenía su hogar en las raíces de un gran roble, cuyas bellotas tostadas servían de alimento a las personas”, dice el profesor. Sotirios Dakaris, de la Universidad de Ioannina, que no duda en llamar a Dioné «la concubina local» de Zeus.

El profesor Dakaris, gran conocedor del santuario, describe los diversos templos y edificios, en particular el teatro y el estadio, construidos a lo largo de los siglos, recordando que en la antigua Grecia «los juegos deportivos y la dramaturgia tienen sus raíces en la religión».

Un anillo de oro micénico, que se encuentra en el museo de Atenas, representa a la antigua diosa de la vegetación, sentada al pie de un roble, rodeada de tres «peleiades», sus sacerdotisas, las míticas palomas, Proméneia, Timarété y Nicander, según a la historia de Heródoto.

Los estudiosos no pueden ponerse de acuerdo sobre la cuestión de si el santuario fue originalmente consagrado a una diosa abuela del Egeo, cuyo culto había precedido en Dodona al de Zeus, el dios paterno, descendiente de las palmas de Oriente, especialmente de Egipto y los fenicios, el cielo. con sus leyes, su alfabeto y sus libros.

Los habitantes de Epiro en la Edad del Bronce, los protogriegos, eran tribus llamadas Pelasgians, Thesprotes, Greies, o Molossians, Helles, Saddles.

«Los primeros habitantes de Hellade creían sólo en los dioses que son hoy los de muchos bárbaros: el sol, la luna, la tierra, las estrellas y el cielo», dice Sócrates en el diálogo sobre la etimología de los nombres, Cratyle.

“Antiguamente, lo que oí decir en Dodona, los pelasgos ofrecían todos los sacrificios invocando a los dioses, sin designar a ninguno de ellos con un calificativo (epónimo) ni con un nombre porque no habían oído nada de lo mismo”, dice Heródoto, el antepasado de los historiadores.

«Los pelasgos aprendieron a conocer, viniendo de Egipto, las designaciones individuales de los dioses (…) Consultaron sobre estas designaciones en Dodona y el oráculo les respondió que hicieran uso de ellas. A partir de entonces, usaron, cuando sacrificados, designaciones individuales de los dioses, y los griegos, luego, las recibieron de ellos”, agrega el investigador, para quien los poderes divinos son los que ordenan la raza celeste.

Aristóteles (Meteorologica, I. 14) confirma que el cataclismo de Deucalion ocurrió en la antigua Hellades, en Dodona.

Ocurrió en la Edad del Bronce, al comienzo de la era heroica o histórica. Este santuario es tan antiguo que, en la época de Estrabón, ya parece haber sido golpeado por el olvido.

«Fue en Dodona que al aplicar varios nombres a la divinidad, originalmente única y sin nombre, se dividió, según sus atributos, en varios dioses, y donde la mitología griega recibió su primera forma, que, enriquecida y embellecida posteriormente por los poetas , posteriormente sufre muchas alteraciones por la introducción de varios mitos extranjeros ”, dice Carapanos, haciéndose eco de Herodoto.

 

Soñadores de lo sagrado

«Un abandono, es decir total, también golpeó al oráculo de Dodona que así sigue el destino común», dice Estrabón, que evoca la floreciente población de antaño y la multitud de peregrinos.

El geógrafo de la antigüedad nos explica que en el santuario de Dodona trabajaban dos clanes sacerdotales, los legendarios intérpretes de la palabra o la voluntad de los dioses: los hipófetas, por la fuerza masculina, y las «peleias», las sacerdotisas, las palomas, al servicio de la divinidad femenina, Dioné la deliciosa.

En el Museo Arqueológico Nacional de Atenas hay varias esculturas de estas palomas.

Si tradicionalmente la mujer es asimilada a la tierra por los campesinos, los poetas y mitógrafos les dan alas, transformándolas también en estrellas, ninfas, océanos, titánides.

«Una santa tribu de hijas que en la tierra custodia a los hombres en la juventud», dice Hesíodo. Las sacerdotisas de Dioné son, según Heródoto, mujeres de todas las edades, expertas en danza y generadoras de sueños. Su animal totémico es la paloma.

Dione es todo esto, y sobre todo la madre de la diosa que personifica el amor y la creación. “El amor, elemento necesario para toda la creación, fue personificado allí por Afrodita, hija de Zeus y Dioné”, nos recuerda Carapanos.

Callimachus, otro hipófetas o mitógrafo, imagina que las hermanas Dioné, Calypso y Maïa, son las hijas de Atlas y una reina de las Amazonas, y «les debemos la institución de los coros de danza y las fiestas nocturnas».

Durante mucho tiempo Ulises vivió feliz en la cueva de Calipso, la diosa que se transformó para nosotros en un ritmo y una danza del Mar Caribe.

Las sacerdotisas y mitógrafos ejercen sus oficios a través de una «dispensación divina» que se asemeja a la locura.

Una forma de posesión y locura, según Platón, «es la que viene de las Musas», porque sumerge a los que se convertirán en poetas, a los que educarán a los hombres por venir, en un trance báquico que se expresa «en forma de odas y poemas «.

Todo este tipo de chamanes y profetisas, soñadores de lo sagrado, intentan comprender el lenguaje de la naturaleza y las imágenes oníricas para informar a los suplicantes sobre su futuro. En la época de Homero, los llamaban helles y dormían en el suelo.

El peregrino que quería solucionar un problema de salud debía ayunar y purificarse antes de dormir en el templo, «en incubación», para prepararse para recibir en un sueño la visita de una divinidad que le traería curación.

Prometeo, encadenado al país escita, se declara pionero de los sicoanalistas: «Yo fui el primero en distinguir los sueños que el día anterior debe realizar».

Dioné también está presente en el nacimiento de Leto dando vida a Apolo, el dios sanador, como dice un himno homérico.

 

Sueños, padres de mitos

La multitud de peregrinos, o «pacientes», que acudieron a consultar el oráculo de Dodona se ha metamorfoseado en piedras, en silencio, en una vegetación fuerte y armoniosa que aún mira el teatro construido en tiempos del rey Pirro, nacido en Epiro.

Las huellas del ruido humano y la actividad de lo imaginario aún brotan del libro de Constantino Carapanos. Se han desenterrado miles de objetos votivos, estatuillas, armas, monedas, listones con inscripciones de peregrinos.

En Dodona, donde se arraigó el culto a Dioné, diosa de la fertilidad, se practicaba el ritual de la incubación, que consistía en dormir en los templos, preparándose, mediante ayunos y abluciones, para intentar ver a las deidades en sueños.

Io, sacerdotisa de un santuario, vendrá a consultar al titán Prometeo sobre el «tormento divino» que le sobrevino:

«Sin tregua, visiones nocturnas visitaron mi cámara virginal y, con palabras cariñosas, me aconsejaron así: Oh jovencita afortunada, ¿por qué permanecer tanto tiempo virgen, cuando puedes aspirar al himen más grande? Porque Zeus fue quemado por ti de los rasgos de ganas, quiere contigo disfrutar de los dones de Cypris”.

Presionada cada noche por sus sueños, se los revela a su padre, quien decide enviar mensajeros, «encargados de cuestionar el cielo», a los oráculos de Delfos y Dodona.

La respuesta de los oráculos a Inachos, el padre del río, es que, si no quiere que su pueblo sea aniquilado, su hija debe transformarse en una bestia consagrada a los dioses, como esos animales que se dejaban vagar libremente al recinto de los santuarios.

Esquilo hace de Io, en Las suplicantes, una «matros archaias», una abuela antigua.

Bien podemos imaginar que los primeros mitógrafos soñaron con los nombres y aventuras de los dioses. «Muchos cultos de dioses han sido, y seguirán siendo, fundados como resultado de encuentros oníricos de seres sobrenaturales, presagios, oráculos y como resultado de visiones en el momento de la muerte», dice Platón en Las leyes.

Si Dioné es, según los mitógrafos presentes en el nacimiento de Leto, la madre del futuro dios sanador, Apolo, podemos concluir que ella también tiene poderes para curar, y en particular con los sueños o recetas que envía.

 

Las estrellas lluviosas y el sátiro erguido

En la fértil Dodona nos sentimos invitados a una boda en el campo, rápidamente entendemos que el matrimonio, la hierogamia, el juego sagrado, no está entre la tierra y el cielo abstracto, de donde nos llega el tiempo, sino entre la tierra, la lluvia, el sol y el viento.

El principio abstracto de la divinidad ha tomado forma, forma y nombre en Dodona, dividiéndose en masculino y femenino cuya tendencia será para siempre la atracción, la unión y la reproducción.

El alma, el aliento, el principio creativo, circula por el universo llegando a tomar a veces una forma, a veces otra.

«Ella se transformó para escapar de mí en fuego, agua, viento, árbol, pájaro, tigre, león y finalmente seco. Enseñado por un centauro, la sostuve firmemente y, al final, se convirtió de nuevo en una diosa y en una mujer», dice un mitógrafo sobre otra hermana de Dioné, la diosa marina Thétis, antes de convertirse, en una historia posterior, en «la esposa de Peleus».

El agua que cae de las nubes hace crecer trigo y pastos. La muy verde región de Dodona es conocida hoy por la calidad de sus quesos.

Los mitógrafos pelasgos, como los griots en África, sin duda descendían de una línea de hipófetas y graias peleias. Antes de cantar a las deidades, de fijar sus nombres por escrito, debían soñar con estos nombres y las formas poéticas que iban a dar a las leyendas de los campesinos.

¿Con qué sueñan los poetas que escribirán los nombres y aventuras de los héroes y heroínas de esta tribu de pelasgos, estos hijos de los Palaichthonos, los que nacieron de la tierra, los indígenas paleo, los aborígenes de Grecia que sobrevivirán a la inundación ?, ¿este cataclismo que fue quizás el desborde del Océano y el Acheron, el río de los muertos, o la caída de una estrella lluviosa?

Antes de este cataclismo, Deucalion, un chamán del linaje de Prometeo, tuvo un día el mismo sueño que Pyrrha, la sacerdotisa, hija de Pandora, la primera mujer: para repoblar la tierra, después de las grandes aguas, fue necesario arrojar sus hombros los huesos de sus madres.

Ovidio retoma la historia de los mitógrafos griegos, diciendo también que la pareja tenía escrúpulos frente a este sueño, los huesos de sus madres, sagrados, tenían que ser arrojados así, pero como eran héroes entendieron enseguida que implicaba arrojar piedras para construir un santuario, es decir una casa sagrada adornada con esculturas, donde se iba a rezar, ayunar, soñar, bailar, jugar con máscaras.

 

Los huesos de la tierra son las piedras y el mar es su semilla

«Se dice que después del Diluvio, Phaetho fue el primer rey de los tesprotianos y molosenses. Fue uno de los que pasaron a Epiro con Pelasgio. Algunos historiadores también dicen que Deucalion y Pyrrha, después de haber construido el templo de Dodona, «se instaló allí entre los molosenses. Mucho después, Neoptólemo, el hijo de Aquiles, llevó a su pueblo allí», nos dice Plutarco en la genealogía del rey Pirro (318-272 a. C.), quien además de librar la guerra toda su vida por «una voluntad de poder irreconciliable y brutal», permanece en la memoria gracias al teatro que construyó y que aún está allí.

Todos los nombres aquí mencionados se refieren a los «primeros» hombres y mujeres, los proto-agonistas de los mitos de los inicios de los tiempos históricos, los que iniciaron la lucha contra los monstruos, desde el niño-serpiente que fue sacrificado, perdiendo su piel, pararse en el suelo para caminar y aprender las leyes de crianza, los mitos, el alfabeto. Los mitógrafos griegos llaman a Erichthonios, el hijo de la tierra, uno de los reyes fundadores de Atenas.

El miembro erecto de los sátiros itifálicos desenterrados en Dodona recuerda a la serpiente que levanta la cabeza.

Los poetas abrazan de par en par, tienen una mirada panóptica, sabiendo que la voz, el mito, atraviesa recuerdos, tiempo, capas geológicas, cielos y generaciones humanas que son como las hojas de los árboles, por un momento barridas por el viento y luego reverdecer de nuevo las ramas.

Es un sueño que dura el tiempo de los destinos, el tiempo de la gestación, como dice Esquilo, quizás «treinta generaciones después de la guerra de Troya».

Deucalion y Pyrrha, en incubación, dormidos en una cueva en la cima del monte Tomaros, vieron en un sueño salir de la tierra a hombres y mujeres que estaban construyendo en Dodona la casa sagrada del padre y la madre, de su hija y de su niño, hijo, los templos de Zeus, Dione, Afrodita y Dionisio. Cuando se despertaron, habían escrito los nombres para instruirnos ahora.

Dione es también el nombre de una de las hyads, estas estrellas «de agua» que vemos aparecer con la estación lluviosa de la primavera, según el mitógrafo Apolodoro.

Después de los truenos y relámpagos, la conquista del fuego doméstico para secar y encender, para cocinar, siempre se contará como un mito, comenzando por Esquilo. Un mito posterior a la inundación.

La reconstrucción de un mundo tras la destrucción de un antiguo por un cataclismo es uno de los mitos más universales que existen. Según los platónicos, la conciencia pasa por el agua del olvido antes de resurgir.

“En ese día se abrieron todas las fuentes del gran abismo y las ventanas del cielo”, dice la Biblia. Recordamos que Noé envió una paloma fuera del arca para averiguar si las aguas se habían secado en la tierra.

 

La tierra de los mitógrafos y poetas

De la imaginación de los antiguos poetas y mitógrafos, Dione y Zeus pasaron al logo de un hotel en el centro de Ioannina que reproduce el perfil de los míticos parientes de los griegos que aparecen en una moneda acuñada por la Liga Epirota, pocos siglos después de los tiempos heroicos.

Seguimos pasando de la época mítica a la época histórica, pero el camino contrario siempre lo han tomado los artistas, encargados de alimentar los sueños de la humanidad, nuestra imaginación.

El perfil de la pareja divina en esta moneda ya está pactado, congelado, parecen escudriñar el horizonte del tiempo, hacia nosotros, hacia los mitógrafos del futuro que buscarán reinventarlos a partir de los fragmentos del sueño esparcidos en museos y bibliotecas.

 

Los griegos de ahora no dicen Dionaea, sino que pronuncian Dioni

«Los Antiguos eran sensibles al parecido, al menos fonético, entre el nombre de Thyoné, nombre tomado por la madre de Dionisio, Semele deificado, y el nombre de Dione, la esposa y consorte de Zeus en Dodona», dice Henri Jeanmaire, uno de los «biógrafos» franceses más conocidos de Dioniso.

Las estrellas «dodonid» son las nodrizas de Dionysus, pero Dodona también es, según otro mitógrafo, el nombre de una ninfa y un río.

Los nombres son el hogar de los mitos, que se tejen a lo largo de los siglos, de un pueblo a otro, de una edad a otra, de una generación a la siguiente. Estas historias van cambiando, moviendo, atravesando tierra y cielo, el mundo de los vivos y los muertos, la memoria y el olvido.

“Según los antiguos mitógrafos y poetas, Dioniso también se da como hijo de Zeus y Deméter porque la tierra y la lluvia hacen crecer la vid que produce el vino extraído de los racimos prensados”, nos dice Diodoro de Sicilia.

Sócrates dice que el nombre de Deméter se debe «al regalo de la comida que ella nos da como madre», mientras que Dioniso sería «el que da el vino».

En el recinto del santuario que es la psique, los poderes supremos no tienen nombre, pero el verbo «dar» está en funcionamiento entre los poetas y mitógrafos griegos a la hora de bautizar a las divinidades.

Dione, la madre de Afrodita, es considerada la esposa primitiva. Según Hesíodo es una Oceanida, pero según otros mitógrafos es una titánida, hija del cielo y de la tierra, o bien una ninfa, una nereida, una de esas estrellas llamadas «dodonidas».

 

Las estrellas «dodonid» son las enfermeras de Dionysus

«Dione comparte con Zeus la representación del elemento húmedo que hace fértil la tierra», nos recuerda Carapanos. Su hija Afrodita une lo seco y lo húmedo.

«El cielo sagrado siente el deseo de penetrar la tierra, un deseo toma la tierra de disfrutar del himen: la lluvia que cae del cielo desciende como un beso e impregna la tierra, y aquí es lo que genera pastos para los mortales de la rebaños y frutos de la vida de Deméter, mientras el follaje primaveral acaba bajo el rocío del himen. Viniendo de las nupcias húmedas, todo lo que existe se cumple. Yo soy la causa de todo esto «, dice Afrodita en un fragmento de la obra Les Danaïdes , de Esquilo, citado por Roberto Calasso.

Los hombres, comedores de bellotas, dodonigena, deben esperar a que los misterios de Eleusis se conviertan en trigo.

El matrimonio entre el mundo de arriba y la tierra equivalente en la mitología —un recuerdo escondido en los nombres divinos que pasan de generación en generación— a la unión entre un espíritu celestial, un inmortal, un dios y una mujer. O al contrario, entre una diosa y un hombre, como Afrodita y Anquises, los padres de Eneas.

 

Concubinas de los muertos

Miles de estatuillas de mujeres, muñecas de arcilla y bronce, fueron desenterradas por Carapanos, como se puede ver en el museo de Ioannina.

El gran santuario, construido a lo largo de los milenios, con un teatro que data de la época del rey Pirro había desaparecido y sus ruinas se encontraban bajo tres metros de capas geológicas.

Los aldeanos de Dodona a menudo encontraban, mientras trabajaban la tierra, estatuillas con formas femeninas, las concubinas de los muertos, pero también sátiros bailarines itifálicos. «Los primeros griegos que hicieron las estatuas de Hermes con el miembro viril erguido fue de los pelasgos que lo aprendieron», dice Heródoto.

También desenterramos tablillas de bronce con inscripciones que resultaron ser preguntas al oráculo, formuladas por los proxens, los intermediarios entre los consultores y las deidades, algunas datadas «treinta generaciones después de la guerra de Troya».

“Incluso antes de la formación del politeísmo helénico, Dodona era un santuario venerado, donde se rendía homenaje al principio abstracto de la divinidad que había creado el universo y mantenido el orden allí”, señala Carapanos en su gran obra.

Este libro, publicado en 1878 por la librería Hachette et Compagnie, con muchas ilustraciones, espera en la Biblioteca Nacional para ser reeditado.

«Entre las verdades históricas podemos clasificar con certeza la influencia excepcional y casi única que ejerció el oráculo de Dodona sobre los diversos pueblos que entonces habitaban las tierras helénicas, influencia que ha preservado la comunidad de sentimientos y la unidad nacional de estos pueblos» , agrega el científico.

Agitación divina

Los mitógrafos, espoleados por sus sueños, tratan de dar cuenta en sus poemas tanto del nacimiento de la psique, del alma divina, como de las metamorfosis, del devenir y la suprema disolución de la memoria.

Los mitos de tres personajes femeninos, Io, Semele y Psyche, tienen un argumento similar, el dios que se enamora de una mujer mortal.

Bajando, entrando en el vientre de una mujer, el dios entrará en el devenir, se encarnará, se hará carne y comenzará una historia humana, hecha de sangre, pasión, sujeta a una constante metamorfosis.

Mito, teatro, literatura, en un lecho de tiempo muy largo, creciendo en diferentes países, convertirán a la mujer que da a luz en una diosa.

«El amor me estremeció el corazón, como el viento de una montaña que cae sobre los robles», dice Sapho de su pasión por una hija de Dione, una campesina desaliñada que embruja su mente.

Sobre Coré, la joven de la tierra con magníficas trenzas, la diosa de la primavera que nos enseña los bailes, cae también un «tormento divino», ella también está amenazada por la metamorfosis, por la violación, por el amor de ‘un dios, Aïdoneus el Sabueso, personaje que vive, no en el cielo, sino en el sótano, en los ríos de las tumbas, con las lombrices y los metales, muy cerca del santuario de Dodona.

El paso del tiempo y el regreso de las estaciones son divinizados por los poetas. Cortamos los testículos del cielo y se van rompiendo los días, comienza el trabajo, una mujer da a luz, el espíritu se hace carne, todo hay que volver a aprenderlo todo, todos los mitos, el alfa y el omega.

Los poetas con sus mitos domestican la idea de la boda entre la omnipotencia divina y el cuerpo de la madre. La muerte aparece como incesto porque la madre tierra se tragará los cuerpos de sus hijos.

Dione debió ser un día el nombre de una joven, sacerdotisa del santuario de Dodona, sobre quien cayó el «torbellino divino», esa locura mística de la que hablan los poetas.

En la Eneida, cuando le predice a su hijo Eneas el glorioso destino que le espera, Venus advierte que su profecía se hará realidad «si al menos mis padres no han perdido el tiempo enseñándome el arte de los augurios».

Los mitógrafos, como los astrónomos, desentierran nombres antiguos para bautizar a sus personajes, lunas y estrellas. La memoria también es una luz sin cuerpo.

Aquí está ahora Dione, una de las estrellas de la pléyade, diosa de los primeros tiempos, casada según otras tradiciones con Tántalo, personaje homérico que personifica la insatisfacción perpetua y a quien Ulises encuentra en el infierno, condenado por infanticidio.

Dione y Tántalo tuvieron una hija llamada Niobe, sobre quien Esquilo escribiría una tragedia perdida, y un hijo, Pelops, héroe epónimo del Peloponeso.

Los mitógrafos dicen que Niobe es el primero de los mortales a los que se une Zeus, una especie de Eva, madre del rey Pelasgos y de todos los vivos.

Por haberse jactado un día de ser superior a la diosa Leto, que sólo tenía dos hijos, Niobé hizo que sus hijos fueran diezmados, arrojados por los míticos arqueros del dios que cura la desmesura de los humanos, a veces con cataclismos, a veces con guerras.

«Según su deseo, los dioses dan a uno amor y ocio, el otro lucha», dice Leconte de Lisle en su poema a Thyoné.

Las guerras pueden verse como una epidemia de locura, al igual que la destrucción de los santuarios de otras personas.

«Un lapso de varios siglos separa la época heroica de la época histórica», dice Carapanos en su libro cuando comienza a hablar de los primeros intentos de los invasores por destruir el santuario de Dodona.

Olimpia, la reina de Epiro en el siglo IV a.C., madre de Alejandro el grande, considerando que tenía todos los derechos sobre el santuario de Dodona, incluso quiso evitar que los atenienses rehabilitaran la estatua de Dione, como había ordenado el Zeus de Dodona. en un oráculo.

«Le has hecho a la diosa un rostro lo más bello posible; le has preparado un rico y suntuoso vestido; le has mandado a un gran costo una teoría para ofrecerle un sacrificio; en fin, has restaurado la imagen en todo su esplendor de Dione de una manera digna tanto de ti como de la diosa. Es sobre este tema que has venido, de Olimpia, las quejas», podemos leer en un documento que expresa ya el apego de todos los griegos a este santuario, que había alcanzado un significado panhelénico, iba más allá de las querellas de los campanarios.

Carapanos recuerda que las tradiciones, siempre amenazadas por cataclismos, son salvadas por poetas, que mezclan hechos históricos e imaginarios.

Como si también fuera necesario representar el poder opuesto a la creación y a la vida, personificado por Zeus, Dioné y Afrodita, los mitógrafos antiguos ubicaron el río Acheron, el reino de los muertos con sus precipicios salvajes presididos por Aidoneus el Moloso, como lo llama Plutarco, muy cerca de Dodona, al otro lado del monte Tomaros”, dice el erudito.
El emperador Julio César, que afirmaba ser descendiente de Eneas y Afrodita, se hacía llamar Dionaeus.

Dioné y su hija Afrodita siempre han hecho soñar a los mitógrafos. «Dijo y, mientras se alejaba, una luz, alrededor de su cuello de rosas, brillaba; de su cabeza, el cabello perfumado con ambrosía exhalaba un aroma divino; a sus pies descendían los pliegues y verdadera diosa, a su caminar, ella apareció», dice Virgilio sobre Venus en la Eneida.

Cuando en el siglo IV de nuestra era el emperador romano Teodosio quiso erradicar a los dioses paganos para entronizar el cristianismo como religión oficial, ordenó desarraigar el roble sagrado del santuario de Dodona y construyó allí una basílica.

 

Zeus se convirtió en Jesucristo y Dione en la virgen María

El astrónomo genovés Gian Domenico Cassini, en el siglo XVII, dio el nombre de Dione a una de las lunas de Saturno.

A finales del siglo XIX, la escritora inglesa Violet Page, que firmaba sus libros con un seudónimo masculino, Vernon Lee, escribió «Dionea», una novela epistolar en la que la diosa del amor reaparece bajo la apariencia de una niña náufraga en un Costa italiana.

Esta novela nunca ha sido traducida al francés.

«Dionea» se convertirá en el siglo XX en el nombre de una flor carnívora.

Según el aviso sobre Dioné del Etymologicum Magnum de Oxford, copiado por Carapanos en su obra sobre las ruinas del santuario, traducido aquí por la profesora de griego Françoise Bardot, el nombre de la «mujer extirpada de Dios», sería explique de la siguiente manera:

«La diosa: Diôné viene de Dios (Zeus)

Η ‘θεóς ́απο του Διος Διωνη,

Según el alargamiento de «o» en «ω»

Κατα εχτασιν του ο εις ω.

Porque ella fue la primera esposa de Zeus

Οτι αυτη πρωτον γεγονε γαμετη του Διος ́

De didô (dar) vienen Didôné y Diôné, el que da los placeres de la creación.

Η απο του διδω Διδωνη και Διωνη , η διδουσα τας της γενεσεωος ηδονας.

O un dios es el primero en acostarse;

Η διευνη τις εστιν η πρωτη διευνασθεισα ́

O simplemente se mojó, se regó, se mojó por las fuertes lluvias

η απο του διαινεσται χαι υγραινεσθαι απο των υετων.

Porque la misma diosa es para la tierra
Η αυτη γαρ εστι τη γη.

 

Dodone, mayo de 2002 - París, primavera de 2003

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.