Catálogo

Ensayo

Filosofía de la entropía

¿Es posible, dentro de un sistema cerrado, crear más que gastar? ¿Puede el conocimiento conducir a energía adicional, en lugar de solo transformada? ¿Puede invertir la flecha del tiempo?

Considerado termodinámicamente, todo evento es entrópico (erosivo, devaluado): cuando algo sucede, cierta cantidad de energía se vuelve inutilizable para el trabajo futuro. Tarde o temprano todos los poderes se agotarán, todas las posibilidades se cerrarán, toda actividad creativa se romperá y en el universo no quedará ni un solo aliento.

Este juicio es tan universal que, como señala Henri Bergson, trasciende la ambigüedad de la medición, e incluso los símbolos y las convenciones (señala con el dedo, por así decirlo, la dirección en la que se dirige nuestro mundo).

Si el nivel de energía agotada (degradada, agotada, atada, reprimida) crece constantemente, uno debe preguntarse cuál es el sentido metafísico de todos los valores, esfuerzos y logros conocidos y desconocidos.

Dadas las consecuencias ontológicas de los principios de la termodinámica (no solo los relacionados con la materia inorgánica, sino también a nivel de la existencia biológica, social, cultural y espiritual), el fenómeno de la entropía merece ser incluido no solo como un concepto, sino como una nueva categoría filosófica.

La entropía tiene un significado heurístico y explicativo profundo, poderoso e inspirador, con el espectro más amplio posible de implicaciones en el sentido filosófico, científico, social e incluso poético y práctico.

Aunque el aspecto filosóficamente más significativo de la naturaleza del universo fue explicado y descrito por la termodinámica hace ciento cincuenta años, hasta ahora ni un solo filósofo ha abordado seriamente las controversias de la entropía. La situación espiritual de nuestro tiempo todavía se define por la ausencia de conciencia de la desaparición del mundo. Gobernados por un patetismo utilitario, adaptados a los desafíos de lo cotidiano, recelosos de los temas metafísicos y perezosos de espíritu, no nos merece mucho interés aquello que no tiene una conexión directa sensorial-racional para nosotros y que no parece mucho para afectarnos. Pero, por oculta, implícita, abstracta y estática que pueda ser la naturaleza de la entropía, hoy la calidad y cantidad del conocimiento son tales que no hay excusa para una comprensión acrítica del cosmos como un reino de orden eterno y armonioso, belleza y organización, o como un encuentro aleatorio de átomos que no lleva a ninguna parte, o incluso como una gradación lineal universal e incuestionable con una abundancia permanente de energía libre que nos permite avanzar más o menos fácil y confiablemente hacia la perfección.

Llegar a un acuerdo con el destino inexorable del universo es clave para llegar a un acuerdo con uno mismo y con toda la existencia. Subestimar ese hecho es soportar corrientes entrópicas. Dado que el flujo del tiempo en sí mismo desorganiza, quien no recolecta en realidad doblemente desperdicia (en parte por necesidad, en parte no).

La única forma de invertir la dirección natural de las cosas (según la termodinámica), además de establecer una unidad coherente de lo orgánico y lo inorgánico, es forjar una conexión con lo sobrenatural (y lo sobrenatural no debe entenderse como algo mágico, misterioso o esotérico en el sentido tradicional de la palabra, sino más bien como parte esencial de la gran cadena del ser epistemológicamente extendida y profundamente arraigada, refinada e inconmensurablemente diversa); al hacerlo, crearíamos al mismo tiempo las condiciones previas para el descubrimiento de esa propiedad desconocida de la energía que permite la formación de materia altamente organizada capaz de utilizar esa propiedad, y en busca de la cual Harold Morowitz, quien quizás comprendió mejor la termodinámica de los sistemas vivos, buscó durante toda su vida, sin éxito. (Aquí sería prudente recordar las lúcidas observaciones de Leibniz de que los fenómenos que constituyen la cadena del ser están tan estrechamente vinculados que ni la observación ni la imaginación son capaces de determinar con precisión dónde termina un eslabón y comienza el siguiente).

Después de todo, la vida inteligente es capaz de desarrollarse sin límites fundamentales. Una sociedad del futuro lejano podría incluso, según Frank Tipler, reconstruir todos los universos alternativos. Si bien es bastante poco refinada y temeraria, esta estimación no carece de una base heurística: si se completara el procesamiento inteligente de la información sobre todas las propiedades del universo, la existencia, al parecer, realmente podría pasar a un nuevo nivel, que podemos llegar a llamar mundo transfigurado. En ese sentido, estamos firmemente convencidos de que el demonio de Maxwell no sería un mero experimento mental.

Sin importar qué dirección tome el desarrollo de nuestro conocimiento, no hay que perder de vista el hecho de que el hombre es un recién llegado al mundo, y sus decenas de miles de años de desarrollo, con todo su ingenio evolutivo, no pueden ser más astutas que un proceso que ha durado varios miles de millones de años. Si alguna vez captamos las propiedades del universo que se oponen a las actividades de la entropía (orden, autorganización, emergencia, complejidad creciente…), el descubrimiento de los mayores secretos cósmicos no se queda atrás.

Al estudiar la entropía, hay que tener en cuenta que no es mera erosión, sino el artífice del camino del hombre hacia el autoconocimiento. Sin entropía no habría lucha con ella y, por tanto, no habría sabiduría de vida, ni conciencia de modos superiores de existencia, ni necesidad de aspirar a ellos. De hecho, toda la evolución de la existencia orgánica, inorgánica, emocional y espiritual es el resultado de la respuesta dinámica espontánea a los desafíos de la entropía.
Si el hombre es un ser de integridad cósmica, la investigación de la entropía de la naturaleza y la naturaleza de la entropía lo llevarán a comprender los orígenes y el sentido de la existencia; si no, entonces ni el conocimiento ni la existencia tienen nada que esperar.

—Nikola Kajtez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.