Textos

Escolios a un texto implícito

 

— Para interpretar a ciertos hombres, la sociología basta.

La psicología sobra.

 

— La originalidad intencional y sistemática es el uniforme contemporáneo de la mediocridad.

— Hombre culto es aquel para quien nada carece de interés y casi todo de importancia.

— No hay que esperar nada de nadie, ni desdeñar nada de nadie.

 

— Todo acontecimiento asume su forma como resultante de todas las fuerzas que actúan donde se produce.

Todo desciende indirectamente de todo.

 

— La burocracia es uno de esos medios de la democracia que se convierten en uno de sus fines.

— Los partidarios de la sociedad igualitaria suelen ser siempre chiquitos.

— El órgano del placer es la inteligencia.

 

— Las frases son piedrecillas que el escritor arroja en el alma del lector. El diámetro de las ondas concéntricas que desplazan depende de las dimensiones del estanque.

 

— El escritor que no tenga baratijas intelectuales para la venta, no puede quejarse de su poco éxito.

— El impacto de un texto es proporcional a la astucia de sus reticencias.

— Cuando una época se atosiga con tópicos, nadie la cura con ideas.

 

— Cuidémonos de irrespetar al que posee la estupidez necesaria al correcto funcionamiento de las instituciones.

— El que no sabe condenar sin temor no sabe apreciar sin miedo.

— Las convicciones profundas se contagian en silencio.

 

— El volumen del aplauso no mide el valor de una idea. La doctrina imperante puede ser una estupidez pomposa.

— Lo personal en el artista no es la persona, sino su visión del mundo.

— El escritor que no ha torturado sus frases tortura al lector.

 

— Aun en filosofía, solo el estilo impide la transformación del texto en simple documento.

— No hay victoria espiritual que no sea necesario ganar cada día nuevamente.

— Los tres enemigos de la literatura son: el periodismo, la sociología, la ética.

 

— En la auténtica cultura la razón se vuelve sensibilidad.

— El arte no educa sino al artista.

— Monótono, como la obscenidad.

 

— El primer paso de la sabiduría está en admitir, con buen humor, que nuestras ideas no tienen por qué interesar a nadie.

— Los intelectuales revolucionarios tienen la misión histórica de inventar el vocabulario y los temas de la próxima tiranía.

— El imbécil no descubre la radical miseria de nuestra condición sino cuando está enfermo, pobre, o viejo.

 

— Amar es rondar sin descanso en torno de la impenetrabilidad de un ser.

—Hay quienes confiesan, sin avergonzarse, que «estudian» literatura.

— No amar en cada ser sino su porción divina.

 

 

 

  • Los escolios anteriores fueron escogidos de Escolios a un texto implícito – Selección (Villegas Editores, 2001). Villegas Editores publicó en 2005 todos los Escolios en seis tomos de tela azul y letras doradas. Ambas ediciones e incluso una en inglés pueden conseguirse en: Villegas Editores – Nicolás Gómez Dávila
  • Nuestro especial agradecimiento al maestro Benjamín Villegas por su beneplácito para publicar en nuestro blog esta selección caprichosa.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.